• Se insta a las universidades a actuar frente a las amenazas cibernéticas

    El temor por la protección de datos se extiende en el mundo empresarial

    Se insta a las universidades a actuar frente a las amenazas cibernéticas

    Se insta a las universidades a actuar frente a las amenazas cibernéticas

    Se insta a las universidades a actuar frente a las amenazas cibernéticas

    • Se ha instado a las universidades a establecer procesos para hacer frente a las continuas amenazas cibernéticas. Según el bufete de abogados Sheppard Mullin, las instituciones de estudios superiores poseen grandes cantidades de datos valiosos en relación con sus estudiantes, como sus datos personales y financieros. Además, tienen información acerca de donaciones, solicitantes de puestos de trabajo y empleados.

      Debido a ello, Sheppard Mullin opina que las universidades son un blanco cada vez más atractivo para los piratas informáticos. Sin embargo, la empresa ha mostrado su preocupación de que muchas instituciones no actúan ante esta amenaza y no están tomando las precauciones adecuadas para proteger los datos.

      “Las universidades no pueden permitirse el lujo de suponer que no van a ser objeto de ciberataques”, afirma la empresa. “En las instituciones con registros sanitarios, los costes financieros van a ser todavía mayores debido al alto valor de estos registros en el mercado negro de Internet, esa ‘red oscura’.”

      Sheppard Mullin también ha señalado que el impacto económico sería el menor de los problemas de una universidad víctima de una violación de los datos.

    • De hecho, la empresa ha señalado que esa institución recibiría tanta publicidad negativa que se pondría en peligro la financiación de investigaciones proveniente de socios empresariales.

      “Además, los estudiantes, padres y donantes perderían confianza en una universidad cuyos datos personales se hayan expuesto debido a su propia negligencia”.

      “En las principales instituciones de investigación que posean propiedad intelectual valiosa, registros sanitarios y subsidios por investigaciones sensibles, tener un plan de prevención y contingencia de ciberseguridad no es solo una buena idea, sino un imperativo”, afirma Sheppard Mullin.

      La empresa ha instado a las universidades a adoptar un enfoque holístico de la seguridad que abarque todos los aspectos de su funcionamiento, desde los recursos humanos y la seguridad física al marco legal y los sistemas informáticos. También se ha animado a las instituciones de estudios superiores a poner a prueba sus vulnerabilidades actuales y asesorarse sobre cómo reducirlas de forma eficaz.