• Mantente Activo

    No hay que parar aunque se tenga artritis.

    Buenos consejos para permanecer activo.

    La artritis puede afectar no solo a las articulaciones. Además del dolor, puedes sufrir fatiga y debilidad. Sentirse agotado puede afectar a la vida diaria. Pero hay técnicas que pueden ayudarte a permanecer activo y con energía.


    • LLama a un amigo

      Si sales a caminar con un amigo, ya sea una persona o tu mascota, te resultará más fácil comprometerte con la actividad. Queda con tu pareja, recupera la relación con un viejo amigo o pide al vecino que te deje al perro para salir a pasear por el barrio.


    • Empieza con un programa de ejercicios

      Es mejor comenzar a un ritmo lento y gradual el programa hasta llegar a ejercicios más intensos. Recuerda que no se trata de llegar a correr una maratón, sino de no quedarse parado.


    • Cambia de actividad

      Seguir siempre la misma rutina de ejercicios llega a ser aburrido. Probar nuevas formas de permanecer activo puede motivarte a seguir con ello. ¿Te encanta caminar? Varía las rutas. ¿Te gusta el yoga? Descubre otros estilos, incluido el Bikram, Vinyasa y el yoga restaurativo.


    • Cuida tu dieta

      El sobrepeso carga en exceso las articulaciones y puede dificultar la práctica de ejercicio. Es importante comer de un modo saludable y equilibrado frutas, verduras, cereales y lácteos desnatados. También es aconsejable añadir pescado a tu dieta o tomar suplementos de aceite de pescado, ya que está demostrado que los ácidos grasos Omega 3 reducen la rigidez y la inflamación.


    • Prepárate

      Si se tiene dolor, es poco probable que se practique ningún ejercicio. Los soportes articulares alivian el dolor de la artritis proporcionando calidez, compresión y comodidad. Existen distintos productos a tu disposición, específicos para el dolor de espalda, rodilla, muñeca, pulgar, tobillo o codo.


    • Hielo y más hielo

      Aplicar hielo sobre las articulaciones afectadas puede reducir al mínimo la inflamación y reducir el dolor, sobre todo cuando la zona lleva poco tiempo inflamada. Como la terapia con frío puede causar rigidez en los tejidos adyacentes, las aplicaciones de calor funcionan mejor a primera hora del día, ya que relajan los músculos alrededor de las articulaciones. Para el final del día, es mejor aplicar hielo para reducir la inflamación causada tras las actividades diarias.


    • Date un premio

      Has trabajado mucho para mantenerte activo. Te sientes con más energía. Te sientes bien. Ha llegado el momento de que te premies por lo bien que lo has hecho. Puede ser un masaje, una sesión de manicura y pedicura, ir de compras, salir a cenar o comprarte un cortacésped donde puedas ir sentado. Sea lo que sea, asegúrate de que el primer tratamiento contra la artritis tiene un premio digno de reyes. ¡Nadie se lo merece más que tú!