• compartir

    El futuro es ahora

    compartir

    webLoaded = "false" Loadclientside=No

    webLoaded = "false"
    • Las personas tienen altas expectativas sobre lo que la ciencia puede lograr durante su vida

      ¿En su infancia, cómo se imaginaba el futuro? ¿Se imaginaba a sí mismo entablando amistad con híbridos entre humanos y robots? El concepto de "el futuro" siempre se ha alimentado con una mezcla de especulación e imaginación. No hay un momento decisivo que haga atractivo el futuro, es un conjunto de avances científicos y movimientos sociales que se producen en rápida sucesión para dar forma a nuestras interacciones los unos con los otros.

      Hoy en día, los avances científicos, como las ciudades inteligentes y los vehículos autónomos están llamados a convertirse en la norma. Ideas que una vez parecían poco convencionales son ahora visibles y emocionantes. Como consecuencia, las expectativas en el futuro de la ciencia son altas en todo el mundo, y pensar en el futuro provoca una respuesta positiva.

      Sentimientos hacia el futuro impacto de la ciencia

      Cuando piensa en el futuro impacto de la ciencia en la sociedad, ¿cómo se siente?

      Esos efectos se amplifican más allá de los países industrializados; de hecho, del 66 % de los que sienten entusiasmo por el futuro, más de la mitad se encuentran en los mercados emergentes (56 %) y son ellos los que piensan que los mejores tiempos de la ciencia están por llegar. Esto sugiere que, a pesar de los cambios económicos que puedan experimentarse, para bien o para mal, las ganas de ciencia siguen siendo fuertes.

      Cuando pedimos ser un poco más específicos e identificar lo que, a su juicio, lograría la ciencia durante su vida, las personas gravitaron en torno a ideas comunes con las que podrían tener experiencia: robots en el lugar de trabajo, robots en todos los hogares y coches voladores. Antaño consideradas innovaciones propias de la era espacial, en la actualidad se están desarrollando robots y coches voladores en instalaciones punteras de I+D de todo el mundo.

      Sin embargo, es posible que estos logros no se sientan pertinentes en un nivel personal. El 42 % de las personas considera que su propio país está quedando rezagado en lo referente a avances científicos, en comparación con otros países. El 34 % cree que su país está en el mismo nivel que otros y solo el 23 % afirma que su país es líder en avances científicos. Esto puede responder al dicho, "el césped siempre está más verde al otro lado de la valla". El problema puede basarse en la falta de comunicación sobre avances científicos positivos en el país de cada uno.

      Países líderes o rezagados en cuanto a avances científicos

      No es sorprendente que sean los adultos más jóvenes (de entre 18 y 34 años) los que tengan las máximas expectativas sobre la ciencia en comparación con sus homólogos de más edad. Los adultos nacidos a mediados de la década de los 80 son nativos digitales que no pueden imaginar otra cosa que un mundo a demanda con la ciencia y la tecnología listas para resolver los mayores problemas del mundo. Si bien no es justo decir que las generaciones mayores tienen una perspectiva más hastiada, sí es verdad que no expresaron tanta confianza como la generación más joven.

      Probabilidad de logros científicos durante su vida

      ¿Es encontrar una cura para el cáncer una aspiración más realista que encontrar los medios para hacer posible la vida submarina? Cada generación y género tiene diferentes expectativas sobre lo que la ciencia puede lograr en el futuro próximo.

      Independientemente de la edad, alrededor de tres cuartas partes de las personas creen que la ciencia puede resolver retos como el tratamiento de enfermedades, la energía y el acceso a Internet. Las personas tienen menos confianza sobre la capacidad de la ciencia para reducir el desempleo, resolver filtraciones de datos, o construir carreteras más seguras.

      En 3M, nuestra manera de resolver problemas infunde una sensación de confianza hacia el futuro. Según Jayshree Seth, científica jefe en 3M, "cada vez que me enfrento a un nuevo reto, me concentro muchísimo y pienso sobre formas en las que la solución puede mejorar lo que ya hay o llevar posiblemente a un descubrimiento nuevo para el mundo".

      Si una cosa está clara, es que la palabra "futuro" no es un término nebuloso: los avances se están produciendo ahora, aun cuando no podamos verlos. Tanto si se trata de recursos dedicados a ayudar a erradicar enfermedades o a garantizar el acceso a agua limpia, la ciencia puede ayudar a mitigar algunos de los problemas más acuciantes del mundo. A medida que se producen avances científicos positivos, es probable que el optimismo constituya el impulso que ayude a avanzar hacia esos momentos que consideramos el futuro.