¿Qué está respirando?

Riesgos respiratorios

¿Sabe lo que está respirando?


  • Cuando “bastante bueno” no es suficiente

    Muchas regulaciones sobre límites de exposición ocupacional (LEO) consideran legal inhalar 11 gramos de óxido de cinc al año.
    A modo de ilustración, este tubo contiene un total de 11 gramos de partículas de humos de soldadura.

     

    ¿Cómo?
    Trabando con un límite de exposición ocupacional (LEO) de 5 mg/m3 en el caso del óxido de cinc, un soldador a jornada completa puede inhalar hasta 11 gramos de cinc al año.1

    ¿Cómo reacciona el cuerpo ante esto?


  • Efectos inmediatos en la salud ocasionados por los gases industriales

    Irritación ocular, nasal y de la garganta.

    • Mareo.
    • Náuseas.
    • Cefaleas.
    • Fiebre por humos metálicos: altas temperaturas, escalofríos, dolores, vómitos, debilidad y cansancio.

    Curiosamente, existen más posibilidades de que estos síntomas se produzcan en momentos en los que la persona está alejada del lugar de trabajo (fines de semana, vacaciones, etc.).2

    Efectos a largo plazo en la salud ocasionados por los gases industriales

    • Anomalías en la función pulmonar, incluyendo asma bronquial, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), neumoconiosis y otras fibrosis pulmonares (beriliosis crónica, enfermedad pulmonar por cobalto) y cáncer de pulmón.3
    • Cánceres de la laringe y de las vías urinarias.4
    • Algunos humos pueden provocar úlceras de estómago, lesiones renales y daños en el sistema nervioso.4

    Fuente:

    1. Datos basados en una frecuencia respiratoria típica de 20 litros de aire por minuto o 2300 m3 de aire al año.
    2. “Prevalence and association of welding related systemic and respiratory symptoms in welders,” Occupational & Environmental Medicine, El-Zein M., Malo J-L., Infante-Rivard C., Gautrin D., 2003;60:655-661.
    3. “Welding-Related Respiratory Diseases” article, (translated from) Medycyna Pracy (Occupational Medicine), Wittczak T., Walusiak J., Pałczyński C., 2009;60(3):201-8.
    4. “Controlling Hazardous Fumes and Gases during Welding,” OSHA Fact Sheet, U.S. Department of Labor, DSG FS-3647, March, 2013.

Reducción de los humos en el lugar de trabajo

Todos los humos de soldadura contienen gases o partículas. Para reducir los niveles de exposición a humos en su centro de trabajo, puede analizar algunos aspectos generales:

 

  1. ¿Es posible modificar el proceso de trabajo para reducir la cantidad de contaminantes?
  2. ¿Puede utilizar una técnica de soldadura que genere menos humo?
  3. Utilice sistemas de ventilación y otros controles técnicos.
  4. Si los pasos del 1 al 3 no son viables, o si no son capaces de reducir la exposición de los soldadores por debajo de los niveles permitidos, es preciso incorporar sistemas de protección respiratoria individuales.

 


Paso 2:

Continúe con el paso 2 para obtener una descripción general del tipo de equipo de protección respiratoria individual que puede resultar apropiado para sus aplicaciones de soldadura.

Síguenos
Cambiar Localizacion
España - Español